Regino Pradillo

Regino Pradillo Lozano (Guadalajara, 25 de noviembre de 1925–18 de octubre de 1991) es, sin duda, el pintor alcarreño más acreditado de la segunda mitad del siglo XX. Su nombre se inscribe con letras de oro junto a los de otros paisanos de reconocimiento internacional, como Antonio Ortiz Echagüe (1883-1942), José de Creeft (1884-1992), José Ortiz Echagüe (1886-1980), y, cómo no, Francisco Sobrino Ochoa (1932-2014).

Con esta muestra, el Patronato Municipal de Cultura le rinde homenaje en el veinticinco aniversario de su fallecimiento, acercando al público de este museo una veintena de lienzos en los que las tierras, los páramos y los valles de la Alcarria son protagonistas.

La selección, realizada por los hijos del pintor, ofrece una amplia panorámica de los paisajes de Pradillo, aquellos que le hicieron despuntar en el panorama artístico de su época y que le permitieron ser reconocido, y galardonado, como un creador de categoría excepcional allá por donde fuera. Estos lienzos reproducen la expresión natural del paisaje, definiendo la orografía del terreno con trazo firme y con una precisión incuestionable; y reinterpretan de tal manera la atmosfera envolvente que se convierten en perfectas instantáneas del entorno físico.

Pero, para lograr esta verosimilitud, se aleja de la técnica y de los cánones academicistas, apostando por presentar imágenes abstractas de gran dinamismo que son resultado de la superposición de pinceladas cargadas de pigmento, de la inclusión de arenas y de otras materias, de la manipulación de la masa resultante con espátulas y raspadores, y de la aleatoria combinación de los colores. Todo ello, conforma y define una obra de autor con una enorme carga trascendental, estableciendo un estrecho y exitoso vínculo entre la tradición y el informalismo.

Recomendamos a todos una visita al Palacio de La Cotilla, donde, de forma permanente, se expone una completa colección de óleos y de carboncillos de Pradillo de temática dispar.